Practicando el agradecimiento

Se acerca la Navidad y repartiremos cantidad de buenos deseos y felicitaciones. También podríamos practicar algo importante que podemos hacer cualquier día del año: AGRADECER.

Somos muchos los que tenemos la costumbre de quejarnos y lamentarnos por lo que no tenemos, lo hacemos en público y en solitario con ayuda de nuestros pensamientos. Para ser felices tenemos que invertir la costumbre y agradecer todo lo que SI tenemos. Si queremos probarlo, pero no sabemos con qué comenzar podemos ensayar con algo que hacemos diariamente: Alimentarnos.

En ocasiones manifestamos satisfacción y lo agradecemos diciendo que, hemos comido muy bien en tal o cual sitio o en casa, refiriéndose a:

Comer lo que apetece en ese momento.

Otros dan prioridad a la presentación.

Los hay que consideran importante una combinación adecuada de los alimentos.

Otros que los alimentos sean biológicos, de proximidad…

También quienes manifiestan haber comido bien si ha habido cantidad y variedad de: aperitivos, primeros y segundos platos, postres, vinos, licores…

Pero deberíamos añadir otra clase de agradecimiento, porque, aunque en un pis-pas nos comamos lo que tenemos en el plato, las viandas no llegan a él por arte de magia. Deberíamos tomar conciencia de todo y todos los que han hecho posible que esos alimentos estén en nuestra mesa. Dedicar unos segundos (mejor algún minuto) antes de comer para agradecer. Unos ejemplos:

Gracias, al sol, el agua, la tierra (sin ello, no habría comida, ni vida)

Gracias a los insectos que polinizan, abejas y demás (son imprescindibles y debemos cuidarlos, para que existan los vegetales son fundamentales)

Gracias a los agricultores (de su duro y mal pagado trabajo, salen los productos y la materia primera para casi toda nuestra alimentación)

Gracias a nuestros órganos que procesan esos alimentos (su cuidado es importante. Evitar los alimentos que contienen productos nocivos y no forzarlos con excesos los mantendrá más sanos)

Gracias a las personas que han elaborado y servido los alimentos, industriales, cocineros, cocineras, camareros, mamas, abuelas… (ellos trabajan para que ese alimento nos deleite)

Y lo más importante de todo, desear de corazón y hacer todo lo que esté en nuestras manos para que todas las personas del mundo puedan agradecer como nosotros, por tener alimentos suficientes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.