Otra educación

Creo que todos los cambios que se hacen para mejorar la educación fracasan porque no se soluciona el problema desde su raíz. Por ley el profesor debería tener la máxima autoridad, pero hay que buscar la forma también de que solamente pueda ser profesor el que se merezca tener esa autoridad, sino podríamos ir de un mal a otro de peor.

Gran parte del profesorado y también muchas personas piensan que la función del maestro es enseñar unos conocimientos y la de los padres educar, pero qué pasa con esos niños y jóvenes que han nacido en el seno de una familia que no pueden darles esa educación que sería necesaria porque, esos padres ya no la recibieron de los suyos. Es difícil educar diferente a lo que aprendiste en tu entorno familiar y social, cuando en lugar de ayuda recibiste palos o en lugar de aliento indiferencia. También incluyo a los que reciben excesivos mimos y caprichos. Hay que romper esa cadena.

Enseñar unos conocimientos para el profesor es fácil, ha estudiado y lo ha memorizado. Lo difícil es transmitir, valores, actitudes positivas, amor… (Muchos ya lo hacen, pero deberían ser todos) El Educador enseña y transmite lo que es, más que lo que sabe. Por eso, la selección de profesores tendría que incluir otras pruebas.

Esos niños que tantos problemas dan en clase también son inteligentes y captan muy fácilmente esa energía, esa intención invisible que hace más daño que las palabras. No será lo mismo que segundos antes de la amonestación a un alumno conflictivo el profesor este pensando ¡Estoy hasta las narices de ti, podrías quedarte en casa y dejarme tranquilo! A que pensara desde el corazón “Me duele castigarte, se que lo haces porque tu vida no es fácil, pero necesito que en clase haya orden”

Todos los niños y jóvenes necesitan un referente, alguna persona en quien confiar plenamente y los que por desgracia no tienen ese entorno familiar, la actitud del profesor hacia el podría influir muy positivamente en su vida y a posteriori en toda la sociedad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.